Fachadas de vidrio en los edificios corporativos

Las fachadas son elementos que van más allá de la estética, lo visible, lo bonito; es una estructura que conforma la construcción en sí. En vidrio y en edificios corporativos, porque sus características peculiares lo hacen el material indicado.

Beneficios de una fachada de vidrio

Una fachada de vidrio es uno de los elementos más utilizados en los actuales momentos por cuanto ofrece al usuario comodidades o beneficios que cualquier otro no podría ofrecer. Algunos de los motivos están referidos a: seguridad, aislante, luz, limpieza, diseño y amplitud.

Si hablamos de seguridad: el vidrio es un material que de pronto no ofrece la seguridad que esperamos en un momento dado, por su condición de fragilidad; como el cristal;  pero es que tal vez no elegiste el apropiado.

Existe el  vidrio templado resistente y fuerte y con una característica particular, si llega  a romperse no se desprende; se rompe en trocitos que no se saldrán de su propia configuración. Este vidrio al igual que el laminado de vidrio, son muy resistentes a los impactos fuertes.

Sólo debes elegir el vidrio adecuado a la situación y espacio que deseas o el tipo de resguardo que tienes por solventar.

Como aislante: el vidrio es un protector que te aísla o aleja del frío, del calor y del ruido. Determinados tipos de vidrio según sea la necesidad, te aíslan del espacio exterior, para originar confort en la parte interna de la casa, local o edificio.

En relación a la luz: resulta muy ahorrativo, ya que dada la transparencia del vidrio, podemos aprovechar la claridad del día y la factura del servicio disminuiría, además gracias a este elemento podremos disfrutar de luz, sin que necesariamente se proyecte el calor hacia los espacios internos del recinto (vidrio térmico).

Una situación también importante es que el vidrio tampoco permite que se exterioricen las temperaturas internas del espacio; bien sea el aire acondicionado o el calor del recinto.

El vidrio es un material definitivamente fácil para mantener, no  inviertes mucho dinero en su limpieza, ni en la reposición debido a que es más resistente que otros materiales como la madera, que a través del tiempo se deteriora y amerita trabajarla; el vidrio no, es más fuerte a la hora de soportar los rayos del sol y la humedad.

Diseño: las fachadas de vidrio dan una impresión impactante de buen gusto, de modernidad y estilo sofisticado.

En los edificios corporativos suele  utilizarse este material debido a sus fortalezas. Reúne condiciones que hacen de éste un recurso idóneo. Sus formas y estilos dignos representantes de una corporación, dejan ver la calidad, esmero al escoger los modelos y diferentes disposiciones, tamaños, formas diversas, seguros, estables y equilibrados durante el tiempo.

Reflejan el buen gusto y propician entre  las personas que allí laboran, un ambiente agradable y acorde; permitiendo condiciones en cuanto claridad, temperatura, espacio, seguridad, vista al exterior, entre otras.

Si de amplitud se trata; el vidrio es excelente para dar la sensación de aumento de medidas  del espacio. Lo que percibe la vista es que hay conexión con el exterior y de allí, amplía las dimensiones.

Estilos de una fachada de vidrio                                                         

El vidrio es un recurso útil y apropiado para espacios de diversas dimensiones. Especial para el uso de arquitectos, ingenieros y grandes diseñadores que quieran otorgar a sus obras, estilo, confort y modernidad. Este material es empleado en construcciones de todo tipo, desde casas, hoteles, edificios, y proyectos de gran envergadura.

Con modelos y formas diversas según el tipo de obra. Se usa en fachadas con la combinación de otro tipo de material o bien sólo vidrio.