Dale un toque original a tu casa con los vidrios curvos

Muchas personas apuestan por el vidrio para sus espacios, bien sea para hogares u oficinas, pues resulta un material resistente, elegante, de fácil mantenimiento y gran durabilidad. Pero el vidrio plano no es la única posibilidad, de hecho, existen los vidrios curvos, que dan un toque de distinción, pero a la vez son sencillos de emplear.

Los vidrios curvos se pueden encontrar con diversas medidas, circunferencias y espesores, ya que se adaptan a cualquier espacio, diseño y aplicación, revolucionando el uso tradicional del vidrio en el diseño de interiores.    

¿Cómo se preparan los vidrios curvos?

Contrario a lo que se piensa, crear vidrios curvos es una tarea más o menos sencilla. Inicialmente, se coloca un vidrio monolítico recocido cristal plano (horizontal) y tradicional sobre una superficie de acero o molde, el cual debe calentarse a una temperatura máxima de 650° C. Al ser sometido a tan alta temperatura, el vidrio adquiere la capacidad de ser moldeado haciéndose blando, es allí cuando adquiere la forma del molde al cual es expuesto. Una vez que se enfría, el vidrio mantiene la forma determinada por el molde.    

La forma de los vidrios curvados, dependerán del molde que se emplea para esculpirlo, además de las técnicas especializadas que se empleen para su fabricación. Es por ello que, las dimensiones variarán en cuanto a espesor, radio, flecha, curvatura, arco o formas.

Sean cuales sean las características, existe una amplia variedad de vidrios curvos, pero se mantienen sus características espectrofotométricas y ópticas, de allí que sean ampliamente utilizados en diseños y construcciones.    

La variedad de los vidrios curvos

El suministro de vidrios curvos es bastante amplio: templado, monolítico, serigrafiados, laminado (con dos o más hojas), con doble acristalamiento, de control solar, en fin, existe toda una gama de presentaciones.

vidrios curvos para casas

Las curvas también son variadas pueden ser irregulares, planas, de radios continuos e igualmente tienen diversos usos: para mamparas, ventanas y como ovalines de baño. Otros usos son: mostradores de hostelería y restauración, escaleras, paneles divisorios, mamparas de ducha, lavabos, división de estancias, construcciones y vehículos industriales.

Los arquitectos, constructores y diseñadores de interiores pueden realizar obras elegantes, versátiles, complejas y creativas valiéndose de las diferentes formas y colores bajo las cuales se pueden crear los vidrios curvos.

Las ventajas de los vidrios curvos

Por los cambios bruscos de temperatura a los que son expuestos para su fabricación, los vidrios curvos son bastante resistentes, de hecho, pueden ser templados o securizados. Por ello, son resistentes a tensiones mecánicas como flexiones y choques, así como a cambios de temperaturas, de allí que sus propiedades se conserven ante cualquier circunstancia.