Cómo diferenciar un vidrio templado de uno normal

Cada vez y con mayor frecuencia se suele utilizar el vidrio, y aunque pueda ser en pequeños objetos, la tendencia durante los últimos meses va dirigida a la incorporación del vidrio templado en grandes zonas del hogar o de la empresa, estas pueden ser desde ventanas hasta las elegantes y codiciadas puertas corredizas, paneles o mamparas que pueden ser colocadas en cualquier área que desees.

Pero cuando deseas que tu hogar, oficina  empresa luzca totalmente en tendencia, con mayor luminosidad y transparencia puedes encontrarte en la sencilla duda de qué vidrio utilizar, si optar por uno normal o decidirte por un vidrio templado y aunque la mejor opción sea la segunda y los profesionales adecuados te indiquen cuál es el tipo de vidrio que más se adapte a tus necesidades, nosotros te enseñamos cómo diferenciar entre el vidrio templado y el vidrio normal.

El vidrio templado se somete a un proceso de fabricación especial

Una de las cosas que hace que el vidrio templado sea una de las opciones más recomendadas por su resistencia, es el proceso de fabricación, ya que este se somete a altas temperaturas en un horno horizontal, por lo que las temperaturas que se llegan a alcanzar es hasta los 650° C, por lo que su método de enfriamiento también logra llevarlo a ser muy confiable, ya que este se realiza por medio de aire frio brusco y a presión.

Debido a esta manera de fabricación el vidrio templado logra ser de cuatro a cinco veces más fuerte y resistente en comparación al vidrio normal, es por esta razón que el espesor del vidrio templado puede variar entre 4mm y 19mm. Sin embargo, la seguridad que aporta el vidrio templado también se logra observar gracias a su manera de romperse, ya que una vez que sufre algún daño, se fragmenta en pequeñas aristas redondeadas que no causan ningún tipo de heridas.

Mientras que el vidrio normal se fabrica en base a una mezcla de arena de cuarzo, cal y sosa, al fundir estos elementos a temperaturas muy elevadas se obtiene una pasta vítrea, el cual se somete a alguna técnica para darle la forma deseada, sin embargo al hacer el vidrio de esta manera no resulta tan seguro, ya que es más débil y si se llegase a romper podría causar algún tipo de heridas.

Una de las maneras más efectivas de diferenciar el vidrio templado del normal es revisar las esquinas

Al ser vidrio templado significa que este material ha sido sometido a otros procesos para garantizar que el vidrio es más resistente, una vez realizado este procedimiento los fabricantes colocan en sus esquinas una marca que lo identifica, así que revisa las esquinas y conoce si es templado. Pero el espesor es otra de las maneras más eficaces para verificar si tu vidrio es templado, ya que uno de estos posee un espesor mayor, es por esto que se considera más resistente que el normal.